Todo acerca de challas en meiggs

A esas producciones se sumaban las de allende los Andes, prolíficos creadores de filmes musicales y de sexo o pícaros, como se les llamaba. Con el habilidad musical, los cantantes de la época se llevaban las mayores concurrencias: Raphael, Sandro, Angélica María, Leonardo Favio, Joan Manuel Serrat, Palito Ortega y otros. Por su lado, Grease y Tiburón eran exhibidas en el Teatro Serrano. La competencia existía, aunque había un día en que Bancal inasequible competir, correcto a un tercer contrincante: Mario Kreutzberger y Sábados Gigantes, el aplicación televisivo más popular de ese momento. El impulso dramatúrgico de Eduardo Mallea Desde inicios de los años setenta, un profesor normalista de Melipilla comenzó a tener una figuración pública por su interés en el crecimiento del deporte local y una eventual subsede de Melipilla de unos Juegos Panamericanos que, finalmente, no se efectuaron en Ají. Profesor del Colegio Alonso de Ercilla y luego director del mismo establecimiento, fue un protagonista en la escena artística y cultural de la ciudad, gestionando por su cuenta una permanente dietario de espectáculos y actividades como nunca antiguamente se había conseguido. Nacido en 1936 y formado en las escuelas N 31 y N 1 de la ciudad, Eduardo Mallea Llanos fue un hijo de la educación pública, lo que corroboró con sus estudios en la Escuela Frecuente José Abelardo Núñez, donde obtuvo el título de profesor en 1958, dedicándose por sereno a la docencia y buscando en forma decidida ser un activo miembro de la sociedad

Cualquier modificación que se haga en la instalación eléctrica debe ser ejecutada por un electricista acreditado. En todo caso, posteriormente de la intervención de terceros, la empresa que realizó la instalación eléctrica del edificio no se responsabiliza de las eventuales fallas que pueda tener el doctrina La empresa constructora se reserva el derecho a efectuar los cobros correspondientes a los gastos efectuados por reparaciones cuya causa se debe a no cumplimiento de estas precauciones y recomendaciones. Señor propietario, su unidad tiene una instalación eléctrica cuya potencia máxima de suministro le permite nutrir iluminación y algunos artefactos eléctricos funcionando de forma simultánea. Si usted recarga el circuito se producirá una caída del disyuntor correcto al sistema de seguridad que impide que los cables se recalienten por exceso de consumo. Al producirse esta situación se debe sublevar el disyuntor para restablecer el suministro. Adicionalmente, el doctrina eléctrico posee un interruptor diferencial que puede detectar cualquier pérdida accidental de energía lo que previene a las personas de admitir un choque eléctrico. Este doctrina de seguridad está conectado al circuito de los enchufes.

52 Melipilla en 1933 había crecido en conectividad y entretenciones. Los trenes partían a Santiago en seis horarios y demoraban una hora y 30 minutos en arribar a la etapa, a lo que se sumaba un servicio de góndola (buses) que conectaba Ibacache- Melipilla-Santiago. A Casablanca aún se había extendido la red de góndolas y el basketball hacía furor. No había club deportivo sin su rama cestera, y los quintetos masculinos y femeninos se daban cita constantemente en la cancha del Club Baquedano, ubicada en calle Merced N 711. Allí, en abril de 1933, el dueño de casa se midió con el mejor equipo nacional del momento: Green Cross. No le fue perfectamente, pero luego era un logro codearse con los grandes. Los anhelos de dimensión de la ciudad estaban creciendo, pero se veían truncados por la verdadera ofensa que había significado para Melipilla la destitución de su condición de Cabezal del área a manos del puerto de Santo Antonio. En esta lucha por reponer su antiguo status, la construcción del teatro lucía como una credencial legitimadora. La obra magna de la iniciativa particular en Melipilla, la constituye el Teatro Serrano que, en la Plaza de Armas de esta ciudad están construyendo los sres. Presa y Cía. No Bancal posible que la segunda ciudad de la provincia de Santiago no contara con un Teatro digno de ella. Un buen Teatro y admisiblemente dirigido puede ser un gran centro de Civilización. Melipilla podrá enorgullecerse Internamente de poco con esta sala que hará honor a la ciudad, pues es moderna y no desdirá comparativamente de las mejores de la hacienda 143. Con mucha expectación, el viernes 11 de octubre fue un día de triple celebración: el aniversario 191 de la fundación de Melipilla, la restitución a la ciudad del título de caudal departamental y la inauguración del Teatro Serrano.

conocimiento de cómo se comportaría la comunidad en presencia de este nuevo tipo de espacio. Para 1911, año en que se reconstruía la Escuela Superior de Niñas, comenzaba la construcción de la gayola y el cuartel de policía, el Apolo cerraba sus puertas. Sin bloqueo, la fiesta del cinema no podía terminar y el municipio le entregaba permiso a Aliro Valenzuela para acertar funciones de biógrafo en la ciudad. Es que el cinema Cuadro buen negocio. Y Vencedorí lo entendieron diversas empresas que venían con sus máquinas y rollos, como la empresa Mardones y Patri, quienes se instalaron con funciones permanentes bajo el nombre de Teatro Melipilla. Con su llegada, las proyecciones se sucedían tres veces por semana en horarios de Perplejidad, a las 22 horas, incluyendo una matiné (16 horas) en los díGanador festivos. Y el negocio fue rumbo en popa, a pesar de presentar condiciones precarias, como la casucha de madera donde instalaban el proyector, o la garita donde se cobraban los boletos. No importaba. El manifiesto no dejaba de cautivarse con las proyecciones, entre las que se contaban títulos como Cascadas y Neveros en Los Alpes, Perplejidad de Espejo en el Mar, Los Bomberos de Idénticoís, obras que respondían a lo que los periódicos de la época solicitaban: nos permitimos insinuar al representante que exhiba vistas que instruyan al pueblo, como trabajos en maestranzas europeas, fabricación de metales, buques, aeroplanos, vistas de ciudades, revistas, etc. 92. Todo el mundo llegaba a las funciones, pero no todos con buena disposición, como en una nublada tarde de julio de 1911, cuando un empresario industrial de la comuna, acompañado de 92 La Patria, 24 de mayo de

65 Salón hacían de las suyas y eran sacados y arrastrados hasta la comisaría por el violento hombre de verde. Francione había dejado un trabajo que obligaba a Selman y Varcellino a una permanente cartelera de espectáculos, que no Bancal poco desconocedor a su libranza. El mismo Varcellino había sido un actor de variétés y promotor de shows a nivel Doméstico en los primaveras vigésimo y treinta. Fue imparcialmente este tipo de espectáculos el primer gran núsolo que pusieron en decorado, cuando en septiembre de 1944 se anunció el suceso del año, un espectáculo que lo tiene todo: música, terror, alegría 172 en el show de las Revistas Mágicas de Richardine, el mago más importante de Latinoamérica. De origen portorriqueño, Richardine fue una Epígrafe en el subcontinente por su gran calidad como ilusionista, haciendo temblar a las concurrencias con números donde cortaba la comienzo de sus modelos, para luego pegárselas y volverlas a la vida. En díCampeón en que todo lo extraño Bancal obra del demonio, Richardine se ubicaba imbuido de un halo de ocultación, como un sultán de las artes crípticas. Tanto, que hasta el mismo Gabriel García Márquez menciona al ilusionista en su autobiografía como una compuerta a los juegos de la imaginación. La búsqueda del impacto y pertenecer al circuito artístico capitalino, posibilitó a los socios traer a Melipilla a cantantes y actores que de otra forma no hubiesen arribado a la ciudad pueblo. Y no a cualquiera, pues pusieron sobre las tablas del Teatro Serrano a estrellas del gran pantalla latino y de la canción hispanoamericana, quienes pasaban de ser una imagen proyectada a un cuerpo presente a metros de distancia, desde las butacas de un Serrano convertido en máquina de sueños. 172 El Labrador, 7 de septiembre de Dos de ellos fueron Leo Marini y Hugo del Carril.

30 Con el cinematógrafo todo andaba aceptablemente en el Teatro Apolo, aunque la comunidad melipillana comenzó con los cuestionamientos. La razón era que no aparecían en cartelera los espectáculos de zarzuela o teatro que tanto se anhelaban. El anuncio se hizo virulento para el centenario, porque la comunidad no obstante estaba harta de que los fuegos artificiales fueran el gran momento de todos los festejos 91 y querían teatro. Pero esto no sucedía. Lo que había Bancal gran pantalla con funciones para escolares y conocido en Militar, tan Militar que a él acudía no solamente la élite, sino incluso las clases populares. El negocio debía subsistir y para quienes no sabían leer ni escribir, lo mejor Bancal el gran pantalla. Las humanidades eran pocas, los paisajes muchos y la emoción cada tiempo mayor. Por supuesto, estos espacios no iban a instaurar una igualdad social que extra muros no existía, por lo que la Oficina del Apolo decidió realizar la primera modificación que consistió en hacer una separación, dejando a un flanco la Exposición y al otro la platea. Figuraí, por un ala los más pudientes y otros en aposentaduríFigura más baratas, vieron en noviembre el gran estreno de 1910: La Pasión de Nuestro Señor Nazareno. Teatro Melipilla, la función debe continuar Tanto el Royal como el Apolo fueron instancias iniciales, propias de un camino que se hacía sin tener la experiencia ni el 91 Los fuegos de artificio eran de tal importancia en las celebraciones, que el semanario local especificaba en los díFigura previos el programa de divulgación, detallando sus nombres de excentricidad, las detonaciones, en qué orden aparecían y que figuras se formaban.

Los rociadores pueden tener entre 1 y varias funciones. Estos tipos de salida del agua pueden ser muy diversos: tipo spray, tipo lluvia, tipo cascada, etc…

interés en que las manifestaciones culturales llegaran a todos se plasmó de forma progresiva. Sería para el Serrano un período no exento de graves tropiezos que pusieron en aviso la misma existencia del teatro, como un embargo por deudas municipales y administraciones que no empezaban ni terminaban perfectamente. Esto último fue lo que ocurrió con Francione, un italiano en la inventario negra de Estados Unidos. Corría plena Segunda Cruzada Mundial y el conflicto obligaba a los países del mundo a tomar posición. Hasta las galeríTriunfador del Teatro Serrano se dividían entre proclives al Eje y a los Aliados. Cada noticiario de conflagración da ocasión a los «combatientes» melipillanos para aplaudir o pifiar, según sea quien aparezca en el pared 164, relataba El Labrador, más incómodo por la bulla que por apadrinar a individualidad u otro banco. Lo mismo sucedía en Chile, que no tomaba una opción hasta admisiblemente entrado el encono 165, no Ganadorí la embajada norteamericana cuya impaciencia no aguardó más tribulaciones y neutralizó las operaciones comerciales de ciudadanos e inmigrantes procedentes de países enemigos. Italia era uno de ellos y Francione había notorio su adscripción al régimen fascista de Benito Mussolini. Evidentemente, y a pesar de estar en un rincón alejado del mundo, la Embajada de Estados Unidos se reunió con una comisión enviada por el alcalde Roberto Bravo y la situación quedó clara: querían rematar el acuerdo del patrón lo ayer posible, sin permitir ninguna otra salida. 164 El Labrador, 22 de enero de Recién el 20 de enero de 1943 Pimiento rompería relaciones con el Eje Alemania- Italia-Japón, alineándose con el edicto asociado comandado por Estados Unidos, Reino Unido y Unión Soviética, entre otros

El 6 de octubre apareció muerto en el río Rapel. Al respecto, contrástense las siguientes fuentes: Corporación Nacional de Reparación y Reconciliación, Documentación de la Comisión Doméstico de Verdad y Reconciliación, Tomo I, volumen I, 1996; y el Sitio de Núñez, María Piropo Núñez, quien ejercía como su secretaria, incluso permaneció detenida y fue sometida a torturas durante tres meses a manos de los máximos verdugos de Tejas Verdes, entre ellos su jerarca, Manuel Contreras 229. La Radiodifusión se apagó un poco, no transmitía, porque su dueño estaba incluso en Tejas Verdes por algunos díGanador, hasta que fue libertino. Figuraí como él, la señal radial y el gran pantalla demoraron poco en retornar a su actividad. El clan Massoud apoyaba a su hermano José, que no se encontraba muy admisiblemente. Estrellaían hacerlo. Una tiempo al mes los hermanos se juntaban para ver qué problemas tenían y cómo podían solucionarlos. Pero allí de irse cuesta debajo, el Palace mantuvo hasta inicios de los ochentas una incorporación concurrencia de público a las funciones de cinema y sus espectáculos, y logró una relación de muy buena amistad con las autoridades locales del período y las fuerzas vivas de la ciudad. Por otro ala, el Serrano asimismo siguió vivo. Sottolichio no cerró sus salas de espectáculos en Santiago y menos lo iba a hacer en Melipilla. Me conozco las cien patas del micifuz y sé cómo nutrir un teatro. Para el año 73, por ejemplo, cuando se produjo el pronunciamiento militar y había toque de queda a las seis de la tarde, yo igual hacía una función de matiné y tenía conocido 230 memoraría abriles más tarde el inventor del Picaresque chileno. No obstante, el Serrano perviviría solamente como un cinematógrafo con una buena cartelera y con algunas Web del Widget de Derechos Humanos del Ministerio del Interior, arreglado en: (revisado en: diciembre de 2011). 229 Sitio Web del Widget de Derechos Humanos del Empleo del Interior, disponible en: (revisado en: diciembre de 2011). 230 Mouat, Francisco, Chilenos de raza, Santiago de Pimiento, Aguilar, 2004, p

198 Actriz de cine, deradioteatro, fue diputada por Santiago y embajadora de Pimiento en Vietnam. La respuesta del sabido fue muy buena. El alcalde de ese tiempo, don Vicente Elgueta, que era un artista aún, me envió una carta felicitándome. Fue muy buena la obra, el teatro estaba totalmente satisfecho, fue prácticamente todo Melipilla ( ) Yo actué muchas veces ahí, en algunas fiestas de la escuela, igualmente del Escuela y luego con el Ateneo. Era un sitio ideal. En estas tareas, Larenas comprobaba que estaban haciendo un trabajo con sentido para la Parentela y que no era enrevesado ocasionar un mayor vínculo entre el buen teatro hecho en la renta, con una ciudad pueblo a 70 kilómetros de distancia. A pesar que la locomoción no es como ahora, en una hora estaban allá. Todas las obras que el Teatro Experimental hacía en su área de extensión iban a detener a las provincias. En otra obra que llevé del Empírico venía Marés González y otros actores. Todos muy buenos, hicieron una función de Sin embargo Nadie se Luz Deidana, con trajes estupendos, con buena iluminación, era un gusto para los Luceros melipillanos que nunca veían esas cosas, la Parentela quedó impactada. Había Clan que nunca había trillado teatro, teatro de esa calidad. Seguramente habían asistido a esas pasiones para viernes santo. De esos bellos recuerdos de un tiempo pasado, Larenas rescata todavía el entusiasmo de las personas que se involucraban en el quehacer cultural y colaboraban para tener teatro en Melipilla. La Parentela que se aglutinaba en entrar aqui esto eran gentes de trabajo. Me causó sorpresa un profesor de un pueblo aledaño que pintó toda la tarde un decorado de gorra, porque sí, por ayudar, para cooperar, porque su espíritu estaba realizado de esa ansiedad

106 primero de ellos fue la recuperación del patrimonio material chileno, donde cabían edificios, casas de campo, estatuas, monumentos y actos que se denominaron tradiciones, creando en ellos la identidad visual, espacial y episódica de lo que valía la pena rescatar. Luego establece una prefiguración de lo chileno, como un concepto claro, sin disputas y en directa oposición a cualquier señuelo, sobretodo si éste tenía alguna relación con reivindicaciones de sectores demócratas. En esta posición, todo lo que se hubiera hecho en Ají ligado a las artes y que no se relacionara con reivindicaciones o problemas sociales, Cuadro ensalzado. Otros mecanismos usados fueron la velocidad de publicaciones de historia de Pimiento; el culto a la bandera como ícono regulado por la autoridad, en contraposición a un emblema reivindicado por el mundo popular en sus conquistas sociales; la realización de actos públicos y semiprivados, que iban desde celebraciones nacionales a establecimientos educacionales que, desde 1974 comenzaron a cantar el himno Doméstico con la estrofa que alababa a los valientes soldados que habéis sido de Pimiento el sostén 237. Para 1974, Griselda Oscuro, por aquellos primaveras alumna del colegio de las Religiosas Reverendas Carmelitas de la Caridad e hija del dueño de un céntrico restaurante, tenía ocho años y Cuadro parte de quienes recibían la instrucción de un nuevo Chile. Hay un conmemoración que tengo muy patente luego del rebelión de estado. El profesor Alfonso Agüero, que entre el mantelito blanco que nos enseñaba a cantar, estuvo toda una semana enseñándonos el nuevo himno nacional. Toda una semana para que nos lo aprendié- 237 Op. cit. Correa et al., p ramos! En la casa nos decían que teníamos que respetar eso, porque Por otra parte el colegio Bancal como de élite. La música adquirió una posición privilegiada y especialmente la música folklórica, donde se dio un esparcimiento de doble salvedad. Por un flanco, la desarticulación de la Nueva Canción Chilena a través de la persecución de sus principales figuras 238, la desaparición de piezas musicales de carácter andino en las radioemisoras chilenas En el interior de un rango amplio de músicos proscritos y de instrumentos nortinos en la ejecución musical, ambos identificados como propios de la izquierda y, más tarde, con la canción de protesta 239.

85 la Vida Pasión y Muerte de Nuestro Señor Nazareno pasó en matiné, a tablero vuelto. Llenos de devoción, los espectadoresfeligreses pasaron de la congoja por la crucifixión a las risas, porque minutos a posteriori comenzó el show de Manolo González, humorista destino del momento, que presentaba esa misma tarde al cantante Osvaldo Gómez, a Los Huastecos del Sur, las Hermanitas Heredia y a un damisela Daniel Vilches. Tras eso vino el cerradura del que nadie tenía certeza respecto a cuánto tiempo tardaría. Se hablaba de unos meses 202, pero sería mucho más. En tanto, Demetrio Pérez se había ido con sus maletas a Maipú donde tomó a su cargo un teatro en mejores condiciones. Se acabó el cinematógrafo, llegaron a pensar algunos. Sin bloqueo, el Cuerpo de Bomberos había competente su recinto para la proyección de películas, obteniendo la venia del municipio mientras el Serrano estuviera en arreglos. Y, para mayor entretenimiento y sorpresa, ese año tampoco se iría sin música, pues la Indeterminación del 23 de septiembre cloruro sódicoía al flato la primera Radiodifusión melipillana, convocatoria Ignacio Serrano, en el dial CB 54 en Amplitud Modulada. El propietario de la tiempo Bancal José Massoud Sarquis, un patrón de origen árabe, hijo de Ceferino Massoud y Rosa Sarquis, quien por ese entonces contaba con capital forjado en almohadilla al rubro microbusero. Fue él quien levantó esta nueva iniciativa de la mano de colaboradores como Rubén Alvear Jarpa y Víctor Marín Calquín, ambos hombres ligados al periodismo, sin embargo, con visiones muy distintas de esta empresa. El inicio de la Radiodifusión fue un éxito total. En un Específico de calle Ugalde con Ortúzar montaron los estudios y a los pocos me- ses la estación no obstante se había consolidado para un sector tan amplio que iba desde Casablanca en el norte a Rancagua hacia el sur, llegando al poniente en las cercaníFigura de San Antonio y a Talagante en su dirección oriente.

Flores, rotulado en ese tiempo como el actor chileno más célebre en la categoría de Demandante 176, aceptaría el Premio Nacional de Arte un año a posteriori y visitaría nuevamente Melipilla en 1947 con las obras Las 3 perfectas casadas, de Alejandro Casona y Estos muchachos de 50 primaveras, de Carlos Cariola. Dos funciones en un día, algo habitual en las obras que presentaban para públicos como el melipillano, que no llenaba dos veces el Serrano para ver la misma estancia. Es más, un día ayer de aquella nueva recepción de Flores, la compañía de teatro de Gabriel Cruz había puesto en decorado, con Isabel Sandoval, la comedia Modas. Sumado a lo antecedente, el esfuerzo integrador de Pedro Aguirre Cerda para vincular a la ciudadanía con el arte, tuvo varias extensiones y una de ellas tocó a Melipilla. Se trataba de los teatros móviles. Creados en 1942 por iniciativa de la Dirección Doméstico de Teatro, reflotaron la vieja práctica de aparearse obras en carpas, fundamentalmente de dramaturgos chilenos. Cosa ex- 175 Al respecto: Valjalo, David, Se levanta el telón en Letras Chilena, creación y crítica, Vol. 10, núms. 2 y 3, 1987, pp Cerca de añadir que Flores se había convertido en el principal artista del reflote de un teatro chileno decaído por la mediocridad de sus obras, su pasmosa respuesta a los lenguajes del cinema, la crisis heredada de los primaveras 30, y por una razonamiento de trabajo que dio prioridad a los simplismos escénicos. Fue una bisagra cronológica en el cambio de un antiguo a un nuevo teatro, principalmente universitario en 1941 se fundó el Teatro Experimental de la Universidad de Chile y en 1943 el Teatro de Preparación de la Universidad Católica, que dominaría la escena teatral Doméstico en las siguientes décadas. 176 Escudero, Alfonso, Apuntes sobre el Teatro en Chile, 2ª ed., Santiago de Chile, Editorial Salesiana, 1967, p

66 Tal Cuadro la magnitud de la idolatría con Del Carril que la publicidad debía poner énfasis en un aspecto trascendental: no se trataba de un farsa. Desempeñarseá en persona en el decorado del Teatro Serrano decía claramente el anuncio para el viernes 8 de agosto de 1947, sobre un cantante a quien durante los primaveras treinta se le sindicó como el sucesor de Carlos Gardel y que para Melipilla parecía un delirio tenerlo en su centro cívico. A la cita del argentino le sucedió otra figura del gran pantalla y la canción en el continente: Mapy Cortes. As, actriz y cantante, la portorriqueña recorrió el mundo gracias a sus filmaciones en México, Argentina, Cuba, y España, donde sería dirigida por Luis Buñuel. A su presentación a Melipilla traía en su historial 18 películas, una Comparsa, tres comediantes mexicanos que sucedían a su presentación y una éxito que, con musicales como La Corte del Faraón (1943) y La Pícara Susana (1944), la ponían en lo más detención del espectáculo latino. Fuera de las estrellas a escala internacional, ésta sería una decenio en que compañíTriunfador de teatro procedentes de Santiago asistirían con regularidad, lo que obedecía a un interés estatal y a lógicas comerciales, conveniente a la fuerte competencia que enfrentaba el teatro con el cinema sonoro en Santiago. Como consecuencia, los elencos salieron de giras por ciudades y provincias, permitiendo a localidades pequeñFigura descubrir el trabajo de artistas capitalinos y el entrada a una manifestación del arte con rasgos crecientes de consolidación Doméstico. En este sentido, la ciudad de Melipilla fue afortunada al acoger figuras como la de Alejandro Flores. Considerado el primer y mayor representante del teatro profesional en la historia de Chile 175, realizó asimismo una destacada carrera en Argentina y se abocó seguidamente a recorrer incansablemente el país con sus montajes. En 1945 se presentó próximo a la actriz de origen español afincada en Argentina, Eloísa Cañizares, poniendo en decorado la obra Celos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *